SIMULACIÓN DEL SONIDO DE CAMPANAS
Se ha inventado un número de dispositivos electromecánicos o electrónicos para imitar el efecto del carillón, tal como se intentara con el órgano y otros instrumentos musicales. Aunque la estructura armónica de las campanas afinadas, técnicamente puede simularse en forma electrónica, el sonido real debe emitirse necesariamente a través de altoparlantes.
Así, tales dispositivos son considerablemente deficitarios de la rica sonoridad proporcionada por las campanas de fundición. Aunque los sustitutos electrónicos pretendar ser de menor costo inicial y que no requieran de una torre, su vida útil es muy corta comparada con las campanas de bronce (algunos carillones europeos han estado en operación por más de 300 años) y la necesidad de servicio y mantenimiento electrónico es mucho mayor. Además, la calidad monumental de las campanas fundidas, que perdura por siglos, resulta un incentivo para quienes buscan monumentos conmemorativos perdurables. Debe enfatizarse que un carillón puede comenzar como un repique o un campanario, con campanas convenientemente afinadas, al cual se puede más tarde, agregar campanas adicionales para formar un instrumento bello y completo.

Anterior Indice Siguiente